Historia & Proceso

La Manzana

La manzana es la fruta más famosa y una de las más antiguas. Es posible que fuera uno de los primeros frutos en consumir el hombre en forma silvestre y uno de los primeros en cultivarlo. Ya existía en el Paraíso ( Eva ofreció a Adán una manzana) el libro del Génesis nos lo cuenta. La manzana es previa al Paleolítico y durante este periodo los movimientos migratorios del hombre la difundió por todos los sitios.

Lo que sí es cierto es que el origen de los manzanos es silvestre pero el hombre pronto lo cultivó, perfeccionándolo y llevándolo consigo en sus migraciones por Europa, Asia y África.

Fueron los españoles los que llevaron el fruto de la manzana a América y lo difundieron por todo el continente. Allí nacieron nuevas variedades de manzanos.

Historia

La mayoría de los historiadores coinciden en que la sidra se originó en los años anteriores a Cristo. Parece ser que a las civilizaciones de Egipto y Bizancio y más tarde a las griegas se conoce tenían bebidas similares a la sidra.

En la cuenca mediterránea, que es donde se escribió la historia de las culturas occidentales, la fruta que producía el mejor de los caldos era la uva, pronto se diferenció esta sidra del resto y se dejó de llamar vino. Sin embargo, hoy en día es común decir que la sidra es un vino de manzana.

Esta bebida ha sido desde siempre un producto de gran tradición en los países de la costa atlántica, sobre todo en España, Francia, Inglaterra, Bélgica, Irlanda y Alemania. Los expertos señalan que las primeras referencias que tenemos sobre la sidra se remontan a principios del siglo IX, en el Capitulare de Villis, acta legislativa que organizaba el comercio, normas y sanciones en el imperio carolingio, y el testamento de Fakilo, Ego Fakilo, del año 793, conservado en la Catedral de San Salvador de Oviedo donde se especifica que se entregan villas, bosques, viñas y manzanos para elaborar mostos y sidra.

La Sidra

En la actualidad en Asturias, la sidra sigue siendo considerada no solo una bebida, sino una parte intrínseca de su cultura y folklore, y es la primera región española productora de sidra con más del 80% de la producción nacional. Popularmente la sidra natural siempre se ha relacionado con un acto social festivo. En toda la geografía española y, en especial en Asturias, Guipúzcoa y noroeste de Navarra, existen sidrerías donde se puede disfrutar junto con la sidra de otras delicias gastronómicas propias de cada región.

En cuanto a su degustación tanto la sidra asturiana desde hace décadas como la vasca desde época reciente debe ser escanciada (tirada desde lo alto para que “rompa” al caer en el vaso) y consumida en el acto y no debe servirse cada vez más de lo que se pueda beber en un trago. El sabor de la sidra natural varía en función de la calidad de la manzana del año anterior, la cantidad de sol que haya recibido, el cuidado y manejo de la fruto entre otros, pero en general se puede decir que la sidra natural tiende a ser una bebida fresca y con un sabor inconfundible.

Proceso de Elaboración de la Sidra

Interesado en nuestros Productos

Contáctanos